Todo lo que necesitas saber sobre la fiebre


La temperatura corporal normal se encuentra entre 36 y 37,5 ºC. Cuando por alguna razón esta temperatura sube, tenemos una sensación bastante molesta y un aviso de que algo no anda bien. Es lo que se denomina fiebre, y en este artículo aprenderás a identificarla, medirla y tratarla.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre es un aumento de la temperatura del cuerpo, por encima de sus valores normales. No es una enfermedad, sino un síntoma de que algo está ocurriendo en el organismo. Se trata de un proceso natural y normalmente regulado por el hipotálamo. Por lo tanto, no siempre es algo malo y durante un mismo día es posible que nuestra temperatura suba y baje varias veces.

Causas de la fiebre

Entre las distintas posibles causas que pueden provocarnos un episodio de fiebre se encuentran:

  • Infección vírica o bacteriana.
  • Un tumor.
  • Enfermedades inflamatorias o autoinmunes.
  • Algunos medicamentos.
  • Algunas vacunas.
  • Golpe de calor.
  • Coágulos de sangre.
  • Ingesta de drogas.
fiebre y resfriado
Una infección es la causa más común de la fiebre.
Crédito: freepik.es

Factores que alteran la temperatura corporal

Además de las causas principales subyacentes, existen otros factores que también pueden alterar la temperatura del cuerpo en el momento de la medición. Por ejemplo:

  • Edad.
  • Actividad física.
  • Estado emocional (ansiedad, excitación).
  • Actividades fisiológicas (por ejemplo, la digestión).
  • Ciclo menstrual.
  • Momento del día (es más alta al anochecer).
  • Temperatura y humedad ambientales.
  • Salida de los dientes en bebés.

Tipos de termómetros clínicos

A lo largo de la historia se han ideado distintos aparatos destinados a medir la temperatura, tanto de objetos sólidos, como de líquidos o del propio cuerpo humano. Aquí me centraré solo en estos últimos, los llamados termómetros clínicos. Haré un repaso de los más conocidos:

Termómetro de líquido

Se llaman así porque su funcionamiento se basa en un tubo de cristal graduado donde se introduce un líquido sensible a la temperatura. El más común es mercurio, ya que se dilata con el calor.

termometro de liquido
Termómetro de líquido
Crédito: leo2014

Estos termómetros están prohibidos en la mayoría de los países por la alta toxicidad del mercurio. No solo porque este elemento contamina el medio ambiente cuando se deshecha el aparato, sino por el peligro que conlleva una rotura accidental del mismo mientras se está usando. Por ello, el líquido se sustituye por otros similares como el acohol.

Termómetro digital

Estos termómetros tienen una punta metálica donde se ubican unos sensores de temperatura. Al ser semiconductores cuya resistencia cambia con el calor, éste puede ser medido a través de un circuito electrónico.

termometro digital
Termómetro digital casero
Crédito: guvo59

Pueden usarse de forma oral, axilar o rectal, y tardan entre 30 y 60 segundos en ofrecer el resultado. Son bastante precisos, fáciles de usar y asequibles, por lo que son los más frecuentes en los hogares.

Termómetro de infrarrojos

Mal llamados termómetros láser, estos instrumentos de medida captan la radiación infrarroja de cualquier objeto. Por ello, no necesitan estar en contacto con lo que se vaya a medir, en este caso nuestro cuerpo. La precisión y velocidad varían en función del fabricante, y algunos pueden llegar a ser extremadamente rápidos.

Aunque se pueden aplicar a cualquier lugar del cuerpo, lo más frecuente es que se usen en el conducto auditivo. En este caso se mediría la temperatura a través del calor desprendido por la membrana del tímpano. Suelen ser bastante precisos, pero hay que tener maña para usarlos porque si no se colocan correctamente, la medición puede ser errónea.

Otros modelos se suelen usar en la frente, aunque la medición puede ser alterada por el ambiente o la sudoración de la persona en cuestión.

termometro infrarrojo
Termómetro de lectura por infrarrojos

Son muy eficaces a la hora de tomar la temperatura a bebés que no paran de moverse. Incluso se pueden usar para medir la temperatura ambiental o de líquidos como el agua del baño o la leche del biberón.

Formas de medir la temperatura

En función del lugar de medición y los factores que te he descrito anteriormente, el resultado puede ser distinto. Tenlo en cuenta a la hora de interpretarlo correctamente. Suponiendo que tienes un termómetro casero, estos son los lugares y modos de medir la fiebre:

Temperatura rectal

  • Utilizada sobre todo en bebés.
  • Aplicar vaselina u otro lubricante antes.
  • Acostar al bebé boca abajo o de lado.
  • Introducir el termómetro unos dos centímetros.
  • Mantener sujeto el termómetro todo el tiempo.
  • La medición normal está entre 36,6 y 38 ºC.

Temperatura axilar

  • Permanecer en posición sentada o tumbada.
  • Colocar termómetro bajo la axila.
  • Asegurarse que está tocando la piel y no la ropa.
  • Aguantar la posición para que no se mueva.
  • La medición normal está entre 34,7 y 37,2 ºC.

Temperatura oral

  • No se debe haber ingerido líquidos calientes ni fríos, ni haber fumado 15 minutos antes.
  • Colocar termómetro bajo la lengua.
  • Cerrar la boca y evitar que se mueva demasiado.
  • Evitar mordelo: sí sujetarlo con los labios.
  • La medición normal está entre 35,5 y 37,5 ºC.

Temperatura del oído

  • Introducir termómetro en el oído tanto como indiquen las instrucciones.
  • Sostener con firmeza hasta que acabe la medición.
  • La medición normal está entre 35,8 y 38 ºC.

¿Cuándo se tiene fiebre alta?

Hay que tener en cuenta todos los factores que se han nombrado anteriormente, que pueden alterar la medición. Con eso en mente, normalmente se debe seguir las siguientes pautas:

  • La temperatura más fiable es la oral. La axilar suele dar medio grado menos, y la anal medio grado más. La medición en el oído es la menos fiable.
  • Mientras no se alcancen los 38 ºC, no se puede considerar fiebre, sino febrícula. Si no es persistente en el tiempo, no habría que preocuparse.
  • Más de 38 ºC es fiebre, y se tiene que empezar a indagar sus posibles causas.
  • Si se alcanzan los 41 ºC, se denomina hiperpirexia, y hay que llamar inmediatamente a un médico.
  • La variación de temperatura en las personas mayores es más pequeña, por lo que cualquier aumento de la misma tendría que ser vigilado.
fiebre alta
Es importante saber interpretar correctamente la medición del termómetro
Crédito: Freepik.es

¿Cuándo habría que avisar a un médico?

  • Cuando se detecta fiebre en niños menores de 2 años o adultos mayores de 65.
  • Cuando se superan los 40 ºC.
  • Cuando no se puede controlar la fiebre durante 2-3 días.
  • Cuando se tienen dolores de cabeza intensos con náuseas y vómitos.
  • Cuando se presenta una alteración de la conciencia.
  • Cuando se presenta tos y dolor torácico.
  • Cuando viene acompañada de cólicos o cistitis.
  • Cuando aparecen erupciones en la piel.
  • Cuando el enfermo ya sufre de otras patologías previas, como diabetes, cirrosis, insuficiencia renal, o cáncer.

¿Cómo sé si tengo fiebre sin termómetro?

La fiebre suele ir acompañada de otros síntomas, pero hay que tener mucho cuidado con esto, ya que puede ser que aparezcan o no. Además, que tengas alguno de esos síntomas no quiere decir forzosamente que tengas fiebre. Así que toma lo que se dice en este apartado solo a título orientativo.

  • El dolor de cabeza es uno de los síntomas más frecuentes.
  • También puede presentarse cansancio generalizado.
  • El malestar o dolor de cuerpo es también frecuente.
  • Los escalofríos pueden ser otra señal.
  • La frecuencia cardíaca suele ser más alta de lo habitual.
  • La frecuencia respiratoria también puede ser más alta de lo normal.
  • La deshidratación es otro rasgo característico. Si tienes la boca seca o mucha sed, puede ser que estés deshidratado.
  • Tener las mejillas enrojecidas es otra señal.

Remedios para bajar la fiebre

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que la fiebre, al ser un mecanismo de defensa del organismo, normalmente NO debe ser suprimida. A no ser, claro, que se considere un peligro, como por ejemplo que exceda de los 41 ºC.

Aunque siempre se debe tratar la causa de la fiebre en lugar de intentar eliminar ésta, si el afectado se encuentra demasiado molesto, hay mecanismos para bajar un poco la temperatura. En estos casos, se pueden seguir las siguientes recomendaciones, y sobre todo en el caso de los medicamentos, siempre consultando a un médico:

Remedios caseros para la fiebre

  • Ingerir líquidos para prevenir la deshidratación.
  • Mantener nutrición equilibrada.
  • Tomar baños tibios, NUNCA fríos.
  • Vestir prendas ligeras.
  • Evitar ropa de cama excesiva.
  • Mantener la temperatura ambiente entre 20 y 22 ºC.
  • Limitar actividad física, pero no estar todo el día en la cama.
para bajar la fiebre
Un baño tibio puede bajar la fiebre de forma temporal
Crédito: StockSnap

Medicamentos para la fiebre

Recuerda: siempre ten en cuenta el prospecto y en caso de duda consulta con tu médico o farmacéutico.

  • Paracetamol.
  • Ibuprofeno.
  • Aspirina.
  • Naproxeno.
  • Codeína.
  • Metamizol.

Conclusión

Espero que este resumen te haya dado una visión global y amplia sobre qué hacer en casa cuando pensamos que alguien tiene fiebre. La recomendación siempre es actuar con prudencia y darle a todo su justa importancia. Y por supuesto, en caso de duda el consejo de un doctor es primordial.

Crédito de la imagen de cabecera: Freepik.es


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *