Iznogud el Malvado


Te presento aquí un divertido acertijo, que admite varias soluciones. Descubre una forma de esquivar la trampa de Iznogud el Malvado y no dejes que se salga con la suya. ¡A ver esa imaginación!


El visir Iznogud el Malvado disfrutaba torturando a los condenados, que aguardaban su destino en las frías catacumbas del palacio. Un día, sabiendo que uno de los presos aguardaba su ejecución, decidió regocijarse de su sufrimiento.

Lo mandó llamar, y le dijo lo siguiente: «he querido ser compasivo contigo, y te voy a dar una oportunidad para salvarte. Aquí tienes dos ánforas, y dentro de cada una de ellas hay un papel. En uno pone MUERTE y en otro SALVACIÓN. Elige un ánfora, saca el papel y si es el que pone SALVACIÓN, serás liberado. La única condición es que no podrás decir ni una palabra. Si hablas, serás ejecutado al instante.«

Obviamente Iznogud de compasivo tenía poco, y había trampa: los dos recipientes contenían la palabra MUERTE, así que el reo no tenía oportunidad de evitar ser ejecutado… ¿o sí? ¿Se te ocurre alguna forma? ¿Qué harías tú? ¡Existen varias respuestas correctas! 


Abre para ver la solución
Aunque hay varias soluciones que se podrían dar como correctas, aquí te dejo una: el preso metería la mano en una de las ánforas y cogería el papel, que lógicamente pondría MUERTE. Rápidamente lo lee sin que nadie más lo vea, y acto seguido se lo traga. Como no hay forma de saber lo que ponía el papel, y no se le tiene permitido hablar, no queda más remedio que sacar el de la otra ánfora para comprobar su contenido. Como también pondría MUERTE, para los verdugos que allí hubiera significaría que el condenado se ha tragado el que pone SALVACIÓN, así que lo dejarían libre.

Si tu solución para evitar la trampa de Iznogud el Malvado no es la misma que yo doy, ¡deja un comentario, me encantaría conocerla! Y si te ha gustado el acertijo, compártelo con tus amigos y visita la página de enigmas de la Saberoteca para muchos más desafíos.

Crédito de la imagen de cabecera y del personaje: René Goscinny y Jean Tabary.


También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.