Herencia musical


Llegados a cierta edad, es importante dejar todo bien atado por lo que pueda pasar, y una de esas cosas que hay que asegurar es el futuro de nuestro patrimonio. Cada uno decide a quién y de qué forma quiere dejar lo que ha conseguido en vida. Pero hay quienes intentan dar un último toque emotivo, gracioso o peculiar a este proceso, tal y como sucede en el acertijo que os traigo aquí. ¿Podrás adivinar de qué forma recibirá la hija su particular herencia musical?


Un hombre se había hecho muy rico a base de trabajar duro durante toda su vida. De origen humilde, nuestro protagonista luchó sin descanso pero con perseverancia, hasta amasar la fortuna que tenía actualmente. Por ello, valoraba mucho el esfuerzo y las personas que ponían empeño en conseguir lo que se propusieran.

Llegado a cierta edad avanzada, este hombre veía próximo su fallecimiento, así que reunió a sus tres hijos y les dijo lo siguiente:

«Hijos míos, pronto me iré pero antes me gustaría contaros cómo pienso repartir mi patrimonio.»

El pobre hombre, ya viudo, había tenido dos hijos y una hija. Los varones eran vagos y solo sabían gastar el dinero de su padre en vivir la vida. Por otro lado, la mujer se había sacado una carrera y estaba trabajando de lo que le gustaba. Ella estaba destrozada pensando que pronto perdería a su padre, mientras que los dos chicos se frotaban las manos imaginando todo el dinero que iban a recibir.

El padre continuó:

«No voy a repartir mi herencia, sino que toda ella se la daré a uno de vosotros. Os voy a proponer el reto de la herencia musical, y el que lo gane se llevará todo lo que tengo

Los chicos, extrañados a la vez que preocupados, preguntaron:

«Padre, ¿en qué consiste esa herencia musical?»

El buen hombre contestó:

«Muy sencillo: yo no sé cuántos días me quedan de vida. Pero todo mi patrimonio será para aquel de vosotros que me cante tantas canciones, como la mitad de los días que voy a seguir viviendo

lucha entre hermanos
A los dos vagos hermanos solo le interesaba vivir sin trabajar
Crédito de la imagen: RyanMcGuire

Los tres hijos se quedaron muy pensativos, y ahí quedó la reunión, ya que nuestro amigo se encontraba cansado. Ahora os voy a contar qué paso después:

  • El primer hijo, el mayor, le cantó una canción a desgana a su padre, pero pronto se cansó pensando que jamás iba a adivinar el número total que tenía que cantar, así que desistió.
  • El hijo mediano era tan vago que ni siquiera le cantó una canción. Pensando que nadie acertaría el reto de la herencia musical, no hizo absolutamente nada.
  • Finalmente, y como habrás supuesto, la inteligente y esforzada hija menor superó el reto y se llevó toda la herencia, aunque fue generosa y compartió una pequeña parte con sus hermanos.

¿Sabes qué pudo hacer la hija menor para poder ganar el reto de la herencia musical?


Abre para ver la solución
Pues no necesitó tanto esfuerzo, al menos no mental, ya que lo que hizo fue cantarle a su padre una canción cada dos días. Así, independientemente del número de días que le quedaran por vivir, ella siempre le habría cantado la mitad. Además, disfrutó mucho esos últimos momentos con su amado padre.

Si te ha gustado el acertijo, comparte con tus amigos y recuerda que tienes muchos más aquí.


Crédito de la imagen de cabecera: ArtTower


También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.